Papel reciclado

El papel reciclado es aquel que se obtiene de otros papeles y fibras ya desechadas. Durante un complejo sistema de reciclado, el papel pierde calidad, ya que las fibras que lo componen, se rompen parcialmente en este proceso. No obstante, el papel puede reciclarse varias veces, hasta que deja de ser inservible.

Algunos papeles con ciertos acabados como brillos, plastificados o con ceras, dificultan y aumentan el coste de reciclar dicho papel, es por ello que no todos los papeles son aptos o rentables económicamente hablando para su reciclaje. Este filtro suele hacerse ya en las plantas de reciclado de papel.

Veamos cómo se recicla el papel:

Proceso de reciclaje del papel

En primer lugar, se realiza la recolección y separación del papel de los contenedores destinados a ello, los de color azúl. Una vez en la planta de reciclaje de papel, este pasa por el proceso de pastificación del papel, en el que se mezcla con disolventes químicos con el objetivo de separar las fibras del papel. Antes de pasar al siguiente paso, se separan todos aquellos materiales que no sean papel.

El siguiente paso del proceso de reciclado del papel, pasa por un centrifugado de la pasta, separando materiales por su densidad.

Para eliminar las tintas impresas en los papeles, se vierte la mezcla en grandes tanques donde se les aplica burbujas de aire. Es la conocida técnica de flotación a la que le sigue un lavado para eliminar partículas que todavía pudieran quedar.

El paso final, es opcional, el de blanqueamiento del papel. Se utiliza para ello peróxido de hidrógeno o hidrosulfito de sodio.

Copyright © 2017, Todos los derechos reservados